Farmacia: C-397-F

info@farmaciagarciapravos.com

Temas

7 consejos para unas Navidades saludables

16/12/2017 · Nutrición

¡Ya es Navidad! Nos esperan las cenas de empresa, las reuniones familiares, salidas con los amigos, fiestas, compras navideñas, preparativos...¡¡¡Varias semanas de comer y beber más de lo habitual, reunirnos con familia y amigos, y miles de preparativos por delante!!!


Todos estos cambios traen consigo, de forma inevitable, algunos excesos, cambios de rutina y de horarios, alteraciones del sueñoestrés y otras alteraciones emocionales. Mantener hábitos de vida saludables en Navidad, puede ser una tarea realmente difícil.

 

Se trata de una época del año muy especial, tan amada por unos, como odiada por otros. Sea cual sea tu caso, queremos darte una serie de consejos para tener unas fiestas Navideñas lo más saludables posibles. Aquí van nuestros cosejos

 

No te agobies:


La Navidad puede convertirse en algo estresante y afectar a nuestra salud. Se nos acumulan las citas (trabajo, amigos, familia, etc.). Tenemos que realizar las compras, tanto de regalos, como de alimentación para las comidas y cenas. Está la decoración navideña y todo el resto de preparativos. Parece imposible no morir en el intento.

Para conseguir superar todos los retos, lo mejor es la planificación. Realizar un calendario propio puede ser muy útil.

Visualizar nuestras citas importantes y los preparativos a desarrollar, puede ayudar a no “aturullarnos” y organizar de una manera más lógica lo que tenemos que hacer y cuándo.

Si planificas las cosas que tienes que hacer, de manera lógica y ordenada, ganarás tiempo y evitarás el estrés. Cuando ponemos las tareas por escrito, repartidas en el tiempo, podemos ser más conscientes de lo que es realmente importante, que es urgente o aquello que podemos delegar, o incluso, cancelar.

Nuestro consejo es que les pongas colores por orden de importancia. Eso te ayudará a clasificar y no perder el norte de lo que es importante y lo superfluo.

 

Recuerda que el objetivo es disfrutar:


A veces nos centramos en que todo sea perfecto. En querer controlarlo todo.

Nos implicamos en todo y queremos que todo ocurra en un tiempo y forma determinados. Con ello, lo único que conseguiremos es estresarnos y pasarlo mal.

En Navidad nos juntamos con personas con las que no solemos estar habitualmente. Normalmente, son comidas, cenas o fiestas en las que estamos mucha más personas de lo habitual. No te dediques a controlar. La Navidad no tiene que ser perfecta. Tiene que ser feliz. ¡Relájate!

 

Las comidas y cenas en Navidad
 

En estas fechas todo gira alrededor de una mesa. Comidas, cenas, quedadas con los amigos, fiestas…Es imposible no comer más de lo habitual.

Para empezar, si estás haciendo dieta, olvídate de seguirla a rajatable. Olvídate de adelgazar y céntrate en no coger más peso.

Come de todo, pero con moderación. No vas a renunciar a las delicias que ponemos en la mesa estos días, pero no abuses.

Procura, sobre todo, controlar los dulces. Son el peor enemigo de tu salud y de tu línea.

A poder ser, evitar colocar a mano bandejas de turrones, mazapanes, frutos secos y otras delicias. Es preferible preparar una bandeja solo para los postres de la celebración. No algo que esté a tu disposición en todo momento.

Potencia los platos de alimentos frescos y variados. Pescados y mariscos, verduras  frutas. Si hay platos de carne, evita el exceso de salsas o condimentos.

Sobre todo, controla la cantidad que comes, más que lo comes.

Tras una comida o cena navideña, intenta compensar con unos días de menor ingesta de alimentos, lo más saludables posibles. Compesar los excesos, suele ayudarnos a no coger kilos en estas fechas.

 

Consume alcohol responsablemente


Todos sabemos que el exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Pero también somos conscientes de que en estas fechas, con tanta reunión social, es realmente complicado no consumir nada de alcohol.

Realmente la clave está en la moderación. Tomarnos una cerveza, una copa de vino, o algo de champán para brindar, seguramente será inevitable.

Para evitar una ingesta exagerada, no bebas alcohol si tienes sed. Es preferible tomarte un vaso de agua, un refresco, o una cerveza sin alcohol, para aplacar la sed. Después, ya puedes tomarte esa cerveza o copa de vino con familia o amigos.

También es importante, intercalar bebidas sin alcohol durante la cena o comida (agua, refrescos, etc.) . Así, la ingesta de alcohol no será tan abundante.

Recuerda que para pasarlo bien, el alcohol no es necesario. Al contrario, puede estropearte la fiesta.

Si tienes que desplazarte en coche, no bebas. Lo mejor es acordar qué persona va a conducir para que no beba nada de alcohol y no tener problema en la carretera. En estas fechas los controles de alcoholemia y drogas se incrementan. Y nadie quiere terminar la fiesta en el hospital.

 

 

No te automediques
 

Con los excesos Navideños muchas veces llega el malestar físico o psíquico. Normalmente, solemos combatirlos automedicándonos, o medicando a otros. Esto, además de ser una irresponsabilidad, puede traer consigo un empeoramiento de la situación.

Los medicamentos no actúan de igual forma en todos los individuos. Depende de nuestro estado físico, nuestros problemas de salud, o la medicación habitual que consumimos. Un medicamento que, en principio parece de uso habitual, puede ser perjudicial para ti.

Por todo ello, hay que evitar la automedicación. Sobre todo teniendo en cuenta que siempre contamos con una farmacia próxima.

El farmacéutico es el profesional del medicamento. Conoce perfectamente las indicaciones, posología y contraindicaciones de cada principio activo, por lo que podrá aconsejarnos en cada cado, lo que realmente necesitemos.

No juegues con tu salud, ni con la de los tuyos. Ante cualquier molestia digestiva, dolor muscular o de cabeza, o cualquier otra sintomatología, acude a tu farmacéutico. Estará encantado de ofrecerte su consejo.

 

¡Disfruta!


Como decíamos al principio, estas fechas son tan amadas como odiadas. Incluso, ambas cosas a la vez.

Para sobrevivir a las fiestas navideñas, sobre todo, céntrate en disfrutar. Busca el lado positivo de cada situación. No te ofusques, ni te centres en aspectos negativos.

No trates de controlar todo. No entres en discusiones (sobre todo si has bebido algo), o después te arrepentirás.

Sonríe, contágiate del espíritu navideño y cárgate de paciencia.

Realmente, nada es más importante que pasarlo bien y disfrutar de la familia. Todo el resto, tiene solución o puede esperar.

 

Propósitos de Año Nuevo


Uno de los deseos más extendidos para comenzar el año es bajar de peso, hacer ejercicio o llevar una dieta más saludable, o dejar de fumar.

Los gimnasios suelen incrementar sus número de socios pasadas las Navidades. Desde luego, los propósitos relacionados con mejorar la salud son los mejores, y estamos totalmente a favor de que los lleves a delante.

Eso, sí. Te animamos a que comiences poco a poco y con supervisión.

Hay que comenzar la práctica de cualquier ejercicio de forma moderada y con supervisión.

Lo mismo ocurre con el deseo de adelgazar.  No existen las dietas milagro.

No podemos hacer desaparecer los kilos de mas de hoy para mañana. Hay que hacerlo de forma saludable. Adquiriendo hábitos de alimentación adecuados a nuestras necesidades, con la ayuda y supervisión de expertos en nutrición. Cada persona es única y, por tanto, tiene necesidades y particularidades específicas que hay que tener en cuenta a la hora de comenzar una dieta.

Nuestra recomendación, no te lances a hacer cualquier dieta que te recomienden o que veas en internet. Pide consejo a tu médico y farmacéutico para que te dé las claves para hacer una dieta saludable.

Cambiar los hábitos de alimentación lleva tiempo. Y los resultados duraderos no se consiguen de un día para otro. Hay que ser constantes y tener paciencia. Si cuentas con ayuda, será mucho más fácil que no dejes la dieta a la primera de cambio, o que aparques el gimnasio, la bicicleta o zapatillas nuevas la primera semana.

Lo mismo ocurre con dejar de fumar. No es fácil. Requiere voluntad, esfuerzo y constancia.

En tu farmacia pueden ayudarte a conseguirlo. Cada vez está más extendido el Servicio de Deshabituación Tabáquica. Con la ayuda de tu farmacéutico las posibilidades de romper con el tabaco para siempre, son mucho mayores.



Ahora toca disfrutar de la Navidad. De las reuniones con los compañeros, los amigos y la familia. Deseamos que tu Navidad, además de feliz, sea un poco más saludable con nuestros consejos. ¡Felices fiestas!

 

¡Compártelo!

¿Tiene alguna duda?
981 583 079