Farmacia: C-397-F

info@farmaciagarciapravos.com

Temas

A cada edad, su cuidado facial

27/03/2017 · Dermofarmacia y análisis de piel

Las necesidades de nuestra piel van cambiando con la edad. La tengamos seca, mixta o grasa, según vayamos cumpliendo años, nuestra piel nos requerirá una serie de cuidados y tratamientos según los problemas específicos de nuestra edad.

1.La piel a los 20

La piel a los 20 años va a requerir que nos centremos en el cuidado específico según su tendencia: grasa, mixta o seca. Normalmente a esa edad, la tendencia mayoritaria será grasa o mixta. Nuestra principal preocupación será mantener una correcta higiene de la piel y protegerla ante agresiones externas como el sol. Conseguir unos buenos hábitos en el cuidado de nuestra piel cuándo somos jóvenes, será clave para tener “una piel cuidada” a partir de los 40.

¿Cómo debemos cuidarla?

Lo prioritario será hacer una buena limpieza de nuestra piel, mañana y noche, nos hayamos maquillado o no. Utilizar productos adecuados a nuestro tipo de piel sobre todo si tiene tendencia grasa o acnéica. Una buena hidratación, tanto interna como externa, y sobre todo, mucha protección solar para prevenir su envejecimiento prematuro y la aparición de manchas. A esa edad muchas mujeres toman anticonceptivos orales que son fotosensibles por lo que pueden propiciar la aparición de manchas en la piel o su oscurecimiento en zonas como el bigote y la sien.

2.La piel a los 30 

A partir de los 25 años, la piel de nuestro rostro comienza a dejar notar los primeros signos leves de envejecimiento, apareciendo las primeras arrugas. Durante este periodo, la regeneración cutánea empieza a ralentizarse ya que no producimos células a la misma velocidad y con la misma calidad que en la primera juventud, y nuestro rostro comienza, sin quererlo, a perder tersura, luminosidad y brillo.

¿Cómo debemos cuidarla?

Al alcanzar la treintena, cuidar la hidratación de nuestra piel y comenzar con los primeros tratamientos anti-edad es fundamental para estimular la producción de colágeno, una proteína imprescindible para conservar la tersura. Además, debemos combatir el deterioro celular con la ayuda de antioxidantes (tanto alimenticios como cosméticos). También  debemos empezar a preocuparnos más por la limpieza de nuestro rostro todos los días (nos maquillemos o no) y usar cremas de tratamiento específico para esta edad.

3.La piel a los 40 años

Pérdida de firmeza y tonicidad, arrugas más marcadas, signos de fatiga en la piel... Las huellas de la edad que comenzamos a notar a los 30 se agudizan con la nueva década, debido al proceso natural de envejecimiento que se genera por la disminución progresiva de colágeno, responsable de la tersura de la piel, y el ralentizamiento de la renovación celular, que provoca un tono apagado en el cutis.

¿Cómo debemos cuidarla?

La clave para superar 'la crisis de los 40' en la piel pasa por aportar colágeno y vitaminas de forma 'externa' a nuestro rostro, para así mejorar su textura, tono y firmeza, con productos cosméticos específicos, un tratamiento reafirmante de acción global con efecto lifting que reduce las arrugas y redefine el óvalo del rostro actuando en los tres factores claves de la arquitectura dérmica y las conexiones que las refuerzan y garantizando un efecto tensor inmediato.

4.La piel a partir de los 50

A partir de los 50 años, la mujer sufre una serie de cambios hormonales debido a la menopausia que influyen de manera directa en la piel. Esta pierde elasticidad, se reseca, se vuelve más fina y, como consecuencia de todo ello, aparecen más arrugas en nuestro rostro, cuello y escote. Además, después de años acumulados de sol en nuestra dermis, aparecen más manchas y pecas

¿Cómo debemos cuidarla?

Durante este periodo, debemos extremar los cuidados a nuestra piel y combinarlos, aún más, con un estilo de vida saludable y una correcta hidratación y descansoLa nutrición y la regeneración celular son los dos aspectos a los que más debemos atender para evitar que cada vez haya en nuestro rostro más signos visibles del paso del tiempo (arrugas, manchas, flacidez...). Utilizar tratamientos específicos para esta edad es la clave, ya que reorganizan la dermis, controlan el exceso de producción de melanina y activan la micro-circulación para restablecer la barrera cutánea debilitada por la edad, reduciendo las manchas, alisando las arrugas y devolviendo la firmeza y luminosidad a nuestra piel. 

Debemos cuidarnos siempre por dentro y por fuera, conociendo bien las necesidades específicas de nuestra piel. Para ello, nada mejor que pedir asesoramiento y consejo en tu farmacia. ¡Te daremos las claves para estar mejor y más guapa!

¡Compártelo!

¿Tiene alguna duda?
981 583 079