Farmacia: C-397-F

info@farmaciagarciapravos.com

Temas

¡Cuidado con el pie de atleta!

20/07/2017 · Salud

El pie de atleta es una enfermedad de la piel que se da entre los dedos, la planta o en los laterales de los pies. Está causada por hongos y levaduras que necesitan para vivir calor, humedad y oscuridad de ahí que el pie sea un paraíso para ellos.

El verano es la época en la que más prolifera la aparición de esta patología. Es cuándo más sudamos, más tiempo pasamos descalzos y frecuentamos playas, piscinas, duchas y vestuarios. Todos estos factores hacen el "caldo de cultivo" perfecto para la proliferación de estos hongos.

El término pie de atleta viene dado porque es una infección muy común entre los atletas, ya que usan con frecuencia este tipo de instalaciones.

Pero no todos los hongos son pie de atleta. Otras condiciones, como la alteración del mecanismo del sudor, la reacción a tintes o adhesivos del calzado, eccema y psoriasis, pueden parecerse al pie de atleta. Para distinguilos tenemos que conocer los síntomas.

Síntomas:

Los signos del pie de atleta, individualmente o combinados, son piel seca, descamación con picor, inflamación y ampollas. Las ampollas a menudo llevan a agrietamiento de la piel. Cuando se rompe la ampolla, pequeñas áreas de tejido quedan expuestas, causando dolor e hinchazón. El picor puede incrementarse al extenderse la infección.

El pie de atleta puede extenderse a las plantas de los pies y a las uñas. T Otras partes del cuerpo también pueden verse afectadas, sobre todo la entrepierna y las axilas, si se rasca la infección y luego se tocan esas partes.

Los organismos que causan el pie de atleta pueden sobrevivir largos periodos de tiempo. En consecuencia, la infección puede extenderse a otras partes del cuerpo a través de sábanas o ropa contaminada. Así como provocar el contagio a otros miembros de la familia, si no se tiene cuidado con alfombrillas de ducha, toallas, etc.

Prevención:

No es fácil prevenir el pie de atleta porque generalmente se contrae en vestuarios, duchas y piscinas donde los pies descalzos entran en contacto con el hongo. Sin embargo, puede ayudarnos a evitar la infección mantener una buena higiene del pie.

El lavado diario de los pies con agua y jabón, el secado cuidadoso, especialmente entre los dedos, y el cambio regular de calzado y calcetines o medidas para reducir la humedad, pueden prevenir la infección del pie por el hongo. También es de ayuda el uso diario de polvos para pies de calidad.

Consejos:

Evite caminar descalzo: use sandalias en duchas, piscinas y vesturarios.
Mantenga los pies muy limpios y secos, sobre todo entre los dedos.
Reduzca la transpiración con polvos específicos o de talco.
Utilice calzado ligero y ventilado de material adecuado.
Use calcetines de algodón que mantengan sus pies secos, y cámbielos frecuentemente si transpira mucho.

Los fungicidas de tratamiento y los compuestos fungistáticos, usados en el tratamiento del pie de atleta, frecuentemente no llegan a contactar el hongo en las capas profundas de la piel. Cada vez es más frecuente la convinación de fármacos tópicos y orales para aquellos casos persistentes.

Si una aparente infección de hongos no responde a la higiene y cuidados apropiados, o no mejora en dos semanas, consulte con su médico para que le prescriba el tratamiento más indicado en su caso. Recuerde que otros problemas de la piel pueden presentar sintomas similares al pie de atleta sin serlo. También puede acudir a la farmacia para conocer qué productos son los más indicados para evitar la aparición del pie de atleta.

¡Compártelo!

¿Tiene alguna duda?
981 583 079