Farmacia: C-397-F

info@farmaciagarciapravos.com

Temas

¿Qué es el herpes labial?

16/02/2017 · Salud

Más del 80% de los adultos somos portadores del molesto herpes labial. La mayor parte de las infecciones se producen en la infancia por contacto directo con la lesión o incluso con la saliva, y el virus permanece de por vida en las principales terminaciones nerviosas de la zona facial. Es algo que tenemos que tener claro, el virus permanece latente en nosotros de por vida, por lo que lo importante es saber qué hacer para no activarlo.

El herpes labial es una lesión o lesiones que parecen en la zona del labio provocada por el virus herpes simple, generalmente del tipo 1, aunque también se dan del tipo 2.

El aspecto no suele dejar lugar a dudas. Se trata de pequeñas ampollas, normalmente en forma de racimo, llenas de líquido, que van apareciendo en la zona afectada produciendo hormigueo previo en la zona, y después de la aparición molestias, quemazón y dolor. A medida que se desarrollan estas diminutas ampollas, la piel de alrededor se inflama adquiriendo un tono rojizo que indica que la infección localizada que estamos padeciendo

El herpes labial provoca molestias tanto a nivel sensitivo como visual. Además de las incomodidades físicas del proceso infeccioso: hormigueo, dolor, escozor, etc, se producen situaciones incómodas para nuestra vida personal y laboral, ya que esas lesiones afectan a una zona muy visible, la boca, y tienen un aspecto feo y desagradable.

¿Por qué aparece el herpes labial?

Aunque casi todos somos portadores, pocos son los que desarrollan la enfermedad. En muchos casos los afectados sólo lo padecen en alguna etapa puntual de su vida, pero en otros, hay personas que padecen las consecuencias del virus del herpes de forma periódica.

Está probado que hay determinados factores que incrementan la probabilidad de desencadenar una infección aguda de herpes:

-       Factores ambientales: los cambios de estación, tanto el frío como el calor, aumentan las posibilidades de padecer el herpes labial.

-       Fiebre, catarro y gripe: Estas infecciones víricas debilitan nuestro sistema inmunológico favoreciendo la aparición del herpes.

-       Episodios de estrés

-       Una mala alimentación, realización de dietas, o desarreglos alimentarios.

-       Pacientes inmunodeprimidos.

-       Lesiones bucales.

-       Cambios hormonales: tanto por el ciclo mestrual, como los causados por la menopausia.

-       Estados de astenia o fatiga

¿Cómo prevenirlo?

Para prevenir el herpes labial hay que actuar sobre los factores desencadenantes del mismo.

            Llevar una dieta equilibrada

            Hacer ejercicio de forma regular

            Utilizar fotoprotectores labiales todo el año

            Dormir bien

            Reducir nuestro estrés

            Usar bálsamo labial para impedir la sequedad en los labios

            Cambiar el cepillo de dientes con frecuencia

            Lavar con agua hirviendo las toallas u otros elementos que hayan entrado en con anteriores herpes para evitar nuevos contagios.

¿Cómo tratar el herpes labial?

Lo primero es aprender a reconocer los síntomas del herpes para tratarlo cuánto antes. Ante la aparición del hormigueo y primeros síntomas, acude a tu médico o farmacéutico para que te aconseje como tratarlo. Evita usar tratamiento caseros ya que la mayoría no funcionan o, incluso, pueden ser perjudiciales.

Hay muchos remedios para el tratamiento del herpes labial pero el más efectivo es el uso de retrovirales en crema, ya que el herpes es un virus y los retrovirales son fármacos con probada eficacia para combatirlos.

En el caso de que aparezcan varios episodios al año es posible hacer un tratamiento antiviral recomendado por el médico o dermatólogo. Lo más eficaz son los tratamientos orales, especialmente aciclovir, valaciclovir o famciclovir. Los antivíricos orales sólo están indicados si las recurrencias son severas, o sean en pacientes que tienen más de seis episodios al año.

Para brotes esporádicos, lo mejor es el aciclovir tópico, ya que es capaz de acortar la evolución y severidad de las lesiones, siempre que se inicie con el comienzo del hormigueo.

Además, existen apósitos con un hidrocoloide que, además de ser cicatrizante, disminuye el riesgo de contagio y previene las sobreinfecciones, ya que aíslan la zona favoreciendo la curación y evitando el contagio. Nos permiten hacer una vida más normal, al disimular las lesiones y disminuir las molestias.

En la fase de costra, se puede utilizar una crema antibiótica para prevenir la sobreinfección bacteriana, pero hay que tener cuidado de no aplicarla en exceso, ya que mantendría la lesión húmeda retrasando su curación.

Los cosméticos se pueden utilizar para mejorar el problema a nivel cutáneo. Sirven para reparar la herida, pero no para la curación del virus. La vitamina E y el aceite de rosa mosqueta, o de árbol del té favorecen la curación de las lesiones.

Ante el herpes labial lo mejor es siempre la prevención. Reconocer los primeros síntomas, también nos ayudará a disminuir el tamaño y el tiempo de las lesiones mejorando nuestro día a día.

Ya sabes, ante cualquier duda, consulta con tu farmacéutico lo más aconsejado para tu caso concreto. Queremos que puedas decirle ¡Adiós! al incomodo herpes labial

¡Compártelo!

¿Tiene alguna duda?
981 583 079